Saltar al contenido

Medicina Natural para que Sirve el Ajo

Medicina Natural para que Sirve el Ajo

El ajo ha sido y es utilizado en casi todos los cultivos y cocinas. Siempre se ha utilizado no sólo como ingrediente de condimento, sino también desde el punto de vista médico.

Es bien sabido que el ajo mantiene la sangre, el corazón y los vasos sanguíneos sanos.

Es mucho menos conocido que el ajo desinfecta los intestinos y también puede tener efectos asombrosos en la diabetes e incluso en el cáncer.

Varios estudios científicos han confirmado que el sabroso tubérculo milagroso llamado ajo se ha utilizado durante mucho tiempo en la naturopatía.

El Ajo usado durante miles de a√Īos.

 

Se supone que el ajo original ya se cultivaba en Asia Central hace unos 5.000 a√Īos y que finalmente lleg√≥ a Europa a trav√©s de Oriente Medio.

Egipto, por ejemplo, era considerado la tierra del ajo antiguo.

All√≠, el tub√©rculo era considerado una planta sagrada y entregado a los faraones como objeto funerario en su √ļltimo camino.

Los trabajadores que construyeron las pirámides también recibieron cebollas y ajo crudos para mantener su salud y fortaleza.

En China, el ajo tambi√©n se ha utilizado desde el a√Īo 2000 a.C.

La escritura china representa la palabra para ajo, suan, por un solo signo Рuna indicación de su uso frecuente desde el comienzo del desarrollo del lenguaje.

Cuando los médicos romanos llegaron a una nueva tierra, primero plantaron ajo.

El Ajo inmoral pero eficaz

Medicina Natural para que Sirve el Ajo
Medicina Natural para que Sirve el Ajo

Seg√ļn la medicina mon√°stica medieval, tambi√©n se dice que el ajo estimula la sed de amor, lo que le dio una imagen extremadamente inmoral en esa √©poca.

Así, la relación con el ajo ya estaba dividida en el pasado, aunque por razones completamente diferentes a las actuales, donde el sabor típico del ajo divide a la gente en dos campos.

Pero todo esto no cambia los efectos curativos del tubérculo aromático, cuya eficacia ha sido científicamente probada.

La primera prueba científica de su fuerte efecto antibacteriano se remonta a 1858, a saber, el propio Louis Pasteur, el microbiólogo de renombre mundial que se hizo un nombre, en particular en el campo de la investigación de vacunas.

Ajo: La alicina protege contra los radicales libres.

 

Aunque sus efectos positivos para la salud se deben sin duda, en √ļltima instancia, a la combinaci√≥n global de todos los ingredientes, la alicina se considera en particular como la sustancia a la que el ajo debe no s√≥lo su olor, sino tambi√©n su efecto principal.

La alicina est√° presente inicialmente en el ajo en la fase preliminar de ‘Alin’.

S√≥lo cuando las c√©lulas del ajo se da√Īan al pelar, cortar o picar, se libera una enzima llamada alinasa, que reacciona instant√°neamente con la alina presente en el diente de ajo bajo la influencia del aire.

Esta reacción produce alicina.

La alicina aumenta el nivel de las enzimas antioxidantes catalasa y glutatión peroxidasa en la sangre.

De esta manera, m√°s radicales libres pueden ser atrapados y el da√Īo a las membranas celulares puede ser prevenido.

Esto retrasa el proceso de envejecimiento.

El ajo previene la trombosis y estabiliza la presión arterial.

 

Los procesos de envejecimiento del sistema vascular (arteriosclerosis) también se pueden contener con el ajo.

También mejora las propiedades de flujo sanguíneo, dilata y relaja los vasos sanguíneos y por lo tanto contribuye a la normalización de la presión arterial alta.

El mejor suministro de c√©lulas cerebrales y del fondo de ojo por el efecto vasodilatador de la alicina tambi√©n merece la pena tener en cuenta, lo que no carece de inter√©s para enfermedades como la enfermedad de Alzheimer, la demencia, las cataratas y el glaucoma, etc…

Las saponinas también están presentes en el ajo, sustancias vegetales secundarias con efectos positivos en la regulación de los lípidos sanguíneos (colesterol).

Contribuyen así a una mejor circulación sanguínea y a una mayor elasticidad de los vasos.

Ajo es también un compuesto de azufre.

Diluye la sangre naturalmente al descomponer la fibrina coagulante.

Con la ayuda de todas estas sustancias diferentes, el ajo puede contrarrestar los coágulos sanguíneos y prevenir la trombosis y los derrames cerebrales Рa diferencia de los anticoagulantes Рde una manera completamente natural y sin efectos secundarios.

Ajo: Antibiótico natural

Ya en el Talmud est√° escrito con ajo: “Hace resplandecer el rostro, aumenta el esperma y mata a las criaturitas en los intestinos”.

No es de extra√Īar que el ajo se utilice tradicionalmente para problemas intestinales (flatulencia, proceso de fermentaci√≥n y dolores de calambres), as√≠ como para los resfriados y la gripe.

La alicina y sus compuestos de azufre, en particular, tienen propiedades germicidas al combatir todo tipo de microorganismos pat√≥genos y par√°sitos (bacterias – por ejemplo, Borrelia, virus, hongos, amebas, gusanos) sin atacar a las bacterias intestinales √ļtiles.

Por lo tanto, el ajo puede describirse como un antibiótico natural que, a diferencia de los antibióticos químicos, promueve la preservación de una flora intestinal sana.

También te Gustara Leer: [su_posts template="templates/list-loop.php" posts_per_page="2" order="desc" orderby="rand"]

Dado que la flora intestinal es la mayor parte del sistema inmunológico humano, el ajo también ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Un entorno intestinal intacto tambi√©n permite una mejor absorci√≥n y uso de los nutrientes, es decir, que las sustancias m√°s “√ļtiles” lleguen a las c√©lulas, lo que beneficia a todo el cuerpo.

En algunos casos, el ajo es incluso mejor que los antibióticos, por ejemplo, cuando las bacterias ya son resistentes a los antibióticos:

Ajo contra infecciones del tracto urinario

Un estudio mostró que los extractos acuosos de ajo podían matar bacterias que ya habían desarrollado resistencia a los antibióticos.

Sin embargo, dado que estas bacterias pueden causar infecciones del tracto urinario – que afectan a millones de personas cada a√Īo – es extremadamente importante encontrar alternativas.

El ajo podría ser la base de esta alternativa.

Y el ajo también puede ser tomado por cualquier persona (además de D-manosa) que tenga infecciones del tracto urinario y quiera acelerar el proceso de curación.

El ajo en la prevención y terapia del cáncer

Mirelman, David (2005) : Matanza apoptótica de células tumorales de leucemia linfocítica B-crónica en alicina generada in situ usando un conjugado de rituximab-alliinasa.

También se dice que los compuestos de sulfuro son los principales responsables de los efectos anticancerígenos del ajo.

La conversión de alicina produce dos sustancias liposolubles: sulfuro de dialilo (DAS) y disulfuro de dialilo (DADS).

 

De acuerdo al conocimiento actual, se asume que estos compuestos de azufre en el ajo están principalmente involucrados en dos de los procesos involucrados en la formación de tumores:

En primer lugar, reducen la reactividad de los carcin√≥genos y aceleran su eliminaci√≥n, de modo que el ADN (material gen√©tico) se da√Īa menos gravemente.

Por otro lado, son capaces de interrumpir el crecimiento de las células cancerosas y así iniciar su muerte celular a través de la apoptosis (suicidio). De este modo, frenan la propagación de los tumores.

Específicamente, los efectos inhibitorios del cáncer de ajo han sido demostrados en cáncer de colon, cáncer de estómago y esófago, cáncer de pulmón y cáncer de mama.

Por ejemplo, con respecto al cáncer de pulmón, al menos dos estudios chinos han llamado la atención.

Por lo tanto, el ajo y el té verde podrían servir como factores protectores en este tipo de cáncer.

Los científicos han reportado que el ajo y el té verde parecen compensar de alguna manera los efectos negativos de los factores de riesgo típicos del cáncer de pulmón (fumar, consumir alimentos fritos, etc.).

Los preparados de ajo también se han utilizado durante mucho tiempo en el tratamiento del cáncer de próstata y la hiperplasia prostática benigna.

Los efectos positivos del cáncer de próstata también se justifican aquí por su efecto antiinflamatorio, antioxidante y, en general, inhibidor del cáncer.

El ajo protege el hígado

El ajo tambi√©n act√ļa contra el desgaste del h√≠gado al fortalecer sus paredes celulares y apoyar al √≥rgano en su funci√≥n de desintoxicaci√≥n.

Por ejemplo, los tubérculos pueden utilizarse para tratar intoxicaciones por metales pesados (mercurio, cadmio) o para mitigar los efectos negativos del consumo de alcohol.

El ajo en la Medicina Tradicional China (MTC)

La medicina tradicional china Рcomo muchos otros métodos de curación naturópata Рconfirma los efectos del ajo.

 

B√°sicamente, la MTC clasifica los diferentes alimentos de acuerdo con su comportamiento en cuanto a sabor y temperatura.

El ajo se clasifica como “caliente”. El sabor picante disuelve la sangre estancada y el qi (energ√≠a), elimina los factores pat√≥genos externos, abre los poros e induce a la sudoraci√≥n.

El comportamiento t√©rmico del ajo es de caliente a caliente, es decir, es capaz de alejar el fr√≠o que ha penetrado y calentar “el medio”.

Al mismo tiempo, los alimentos que se comportan calientes o calientes permiten que la sangre y el qi (energía) circulen mejor.

Esto hace a√ļn m√°s f√°cil entender por qu√© el ajo, con su combinaci√≥n “caliente/caliente y caliente”, es tan adecuado para tratar resfriados y mejorar la situaci√≥n vascular.

Tambi√©n es comprensible que el ajo no sea necesariamente apto para todos y en todas las situaciones, precisamente por esta combinaci√≥n de “calor y calor”.

El uso del ajo s√≥lo est√° indicado para resfriados, gripe, etc. que no est√©n acompa√Īados de fiebre.

Aparte de la fiebre aguda, la medicina china tiene otros patrones de desarmon√≠a que ya se basan en el exceso de calor en el cuerpo (por ejemplo, “calor h√ļmedo en la bilis”). En estos casos, el consumo regular de ajo empeorar√≠a los s√≠ntomas.

¬ŅEl ajo tiene efectos secundarios?

Los efectos secundarios generalmente no deben temerse con el consumo habitual de ajo en la cocina, sólo con el consumo de grandes cantidades de trastornos estomacales e intestinales son posibles.

Las personas que ya toman anticoagulantes deben prestar atención al consumo regular de ajo, al igual que las personas con presión arterial baja.

El consumo alto de ajo tampoco est√° indicado en trastornos pancre√°ticos o enfermedad renal.

Ajo: ¬Ņfresco o en c√°psulas?

El fuerte olor del ajo, que tiene por objeto proteger contra los depredadores, disuade a muchas personas de comerlo.

Sin embargo, las personas que tienden a consumir el tubérculo deben temer por sus contactos sociales si lo comen regularmente.

Lo mejor de la Semana :[su_posts template="templates/list-loop.php" posts_per_page="2" order="desc"]

Se plantea la cuesti√≥n de si es absolutamente necesario utilizar tub√©rculos frescos o si los preparados de ajo no tienen un efecto similar – sin el efecto secundario obligatorio de la “pluma de ajo”.

Ah√≠ es donde las opiniones difieren. Por un lado, se dice que los pa√Īos de ajo no son menos eficaces que el ajo fresco.

Por otra parte, hay voces que dicen que el ajo recién molido es el mejor proveedor de ingredientes activos y que, por lo tanto, debería preferirse a los complementos alimenticios en todos los casos.

El principal ingrediente activo del ajo, la alicina, es un compuesto altamente inestable que r√°pidamente se convierte en compuestos de azufre m√°s o menos complejos.

Es fácil imaginar que cualquier forma de tratamiento del ajo, ya sea por calentamiento, liofilización, destilación al vapor u otro, influye en el modo de acción de la alicina contenida.

Nota importante, Nuestro equipo de escritores hace todo lo posible para proporcionarle información de calidad. Sin embargo EL FIN ES SOLO EDUCATIVO, y no tiene la intención de prescribir, tratar, prevenir o diagnosticar una enfermedad. Lo ideal es consultar a su médico para valorar su situación.

También hay que tener en cuenta que la conversión de la alina en alicina ya se realiza mediante una enzima (alinasa).

Sin embargo, las enzimas son inactivas o destruidas a temperaturas demasiado altas y demasiado bajas.

Las pruebas habrían demostrado que la cantidad de alicina liberada por los complementos alimenticios puede variar entre 0,4 y 6,5 mg, dependiendo del fabricante, lo que naturalmente representa un rango muy amplio.

Para el uso de ajo fresco, esto significa que debe consumirse crudo si se quiere disfrutar de todos sus efectos. La dosis media diaria es un diente de ajo.

Al cocinar el ajo debe a√Īadirse a los alimentos s√≥lo al final. El aceite aumenta la eficacia del ajo.

La garantía de una alicina lo más eficaz posible sólo se da cuando se consume fresco, siempre que el ajo se haya almacenado en consecuencia.

Almacenamiento adecuado del ajo

 

Los tubérculos de ajo deben mantenerse frescos y secos en la cocina y en el compartimento de verduras del refrigerador en verano.

Después de abrir un tubérculo, debe usarse dentro de los 10 días para que los dedos individuales no se sequen. Básicamente, cuanto más fresco y jugoso, mejor.

Otra buena manera de conservar el ajo es ponerlo en aceite.

Aceite de ajo para aromatizar alimentos

 

Para hacer aceite de ajo, pelar dos bulbos de ajo, cortarlos en dientes y pelarlos. Los dedos desnudos se vierten en un vaso de rosca y se rellenan con un buen aceite de oliva.

Si lo desea, puede a√Īadir pimienta en grano o pimientos picantes peque√Īos. El aceite se deja reposar durante tres o cuatro d√≠as, despu√©s de lo cual el aceite aromatizado se puede utilizar para ensaladas y comida.

Ajo en el botiquín

Por supuesto, el uso del ajo con todos sus efectos curativos es particularmente adecuado en el botiquín:

Ajo para la tos, resfriados y ronquera.

A la primera se√Īal de resfriado, mantener un diente de ajo pelado en la boca hasta que ya no sepa bien, luego escupirlo y repetir dos veces.

Los agentes antibacterianos en el ajo pasan a través de la saliva donde pueden ser absorbidos.

Los otros remedios para los resfriados y la gripe son los siguientes:

Jugo de ajo alternativo 1

 

Mezcle un diente de ajo 1 cucharada de jugo de limón y 1 cucharada de miel y tome este jugo hasta cinco veces al día.

Jugo de ajo alternativo 2

Picar finamente 2 dientes de ajo y poner a hervir con 4 cucharadas de miel en 250 ml de agua.

El jugo debe ser tomado durante 3 horas y tomado diariamente con 3 cucharaditas.

Pasta √°cida de ajo

 

Pelar 3 dientes de ajo, exprimir y mezclar con 15 ml de vinagre de arroz. Tómalo todo de una vez. Entonces deberías ir a la cama a sudar.

Ajo para la diarrea bacteriana

 

Pelar 1 tub√©rculo de ajo y cortarlo en dientes, hervir en agua ¬Ĺ con 3 rebanadas de jengibre fresco. Filtrar el caldo y beber caliente en peque√Īos sorbos.

El remedio de ajo y limón para la arteriosclerosis.

 

30 dientes de ajo, pelados y 5 sin pelar, lavados en caliente y cortados en trozos Los limones org√°nicos se trituran bien en una licuadora, eventualmente a√Īadiendo un poco de agua.

Calentar esta mezcla de pulverizaci√≥n cuidadosamente a 60-70¬į C con agua (no utilizar m√°s de 1 l de agua en total).

Después de enfriar, vierta en un vaso de rosca y guarde en el refrigerador.

Tomamos una copa todos los días.

Siga el tratamiento durante dos o tres semanas, luego tome un descanso de ocho días seguido de otra fase de dos o tres semanas.

El Articulo del Día: [su_posts template="templates/list-loop.php" posts_per_page="2" order="desc" orderby="rand"]

Este proceso puede repetirse una o dos veces al a√Īo.

 

El olor y el sabor del ajo son suavizados por el limón.

Ajo contra callos o verrugas

 

1 rebanada de diente de ajo en el ojo del pollo antes de acostarse y fijar con un yeso, dejar actuar toda la noche. A la ma√Īana siguiente, tome un ba√Īo caliente para los pies y contin√ļe el tratamiento hasta que se le quiten los callos.

Ajo para ci√°tica y lumbago

 

El ajo no sólo tiene un efecto curativo en el exterior de los callos y verrugas, sino también en otros problemas.

Posibles áreas de aplicación son infecciones de oído, reumatismo, ciática y lumbalgia, dolores de cabeza, líquenes de la piel y picaduras de insectos.

 

Haga un puré de ajo prensado y aceite de oliva y frote las partes dolorosas antes de acostarse.

Luego envolver un pa√Īo y dejar que la capa perfumada act√ļe toda la noche.